Tarta Tatin fácil y rápida. Deliciosa y hecha en casa.

Tarte Tatin. Tarta francesa de manzana.

Conocida solo de oídas, la Tarte Tatin ha llegado arrasando a mi cocina de la mano de mi peque. Tenía que preparar un trabajo de francés para exponer en clase y eligió la receta de esta tarta tan famosa de la repostería francesa.

20190210_140107.jpg

Es una tarta sencilla y rápida de hacer. Lo más curioso reside en su preparación invertida, ya que se horneó del revés por accidente. Se prepara sobre una base de caramelo hecho con azúcar y mantequilla, os podréis imaginar el olorcito que sale de la cocina mientras se está preparando…

Si queréis saber un poco más de su historia, os lo cuento:

Todo comenzó en el hotel Tatin, regentado por dos hermanas que así se apellidaban, en la pequeña población de Lamotte-Beuvron, al sur de Orleáns. Bien comunicada con París por ferrocarril y en plena Belle Époque (finales del s.XIX y principios del XX), la localidad se convirtío en la capital de la caza, atrayendo a políticos y ricos hombres de negocios, por lo que el hotel y su restaurante era frecuentado por personas influyentes en la ciudad.

La versión más popular es la de que una de las hermanas, Stephanie, tuvo un desliz al preparar una tarta de manzana y caramelizó las manzanas, por lo que decidió taparlas con una poco de masa para que no se vieran. También hay quien dice que estaba pensando en las musarañas y puso las manzanas en el molde sin haber puesto antes la masa, así que la añadió encima.

La tarta triunfó entre la clientela, convirtiéndose en una petición habitual de los comensales y plato estrella de la carta de postres. Según cuentan, un buen día, un afamado repostero parisino la probó, quedando prendado de su sabor hasta tal punto que no pudo evitar pedirle a la cocinera que le explicara cómo se preparaba.

Poco después, la tarta era ofrecida a los clientes de su restaurante —uno de los más exclusivos de París— y, de nuevo, resultó un éxito abrumador. Afortunadamente, y en un acto de honradez profesional, el repostero nombró la tarta en justo homenaje a sus creadoras, las hermanas Tatin, lo que hizo que pronto se hicieran famosas y su restaurante un lugar de obligada visita para los parisinos de bien.

Fuente: https://www.directoalpaladar.com/cultura-gastronomica/el-origen-de-la-tarta-tatin

sarten

Originalmente, la receta se elabora en una sartén de hierro fundido, de esas que puedes usar en el fuego y luego pasarla al horno. Como yo no tengo ninguna (ahora ya la quiero), he estado recopilando información y al final la he adaptado a mis “herramientas”. Como siempre, os dejo algunas de las que me han servido y luego os pongo mi versión.

Versión francesa para el trabajo de clase: https://www.marmiton.org/recettes/recette_tarte-tatin-facile-et-rapide_37301.aspx

Versión para los que no nos manejamos tan bien con el francés:

https://m.directoalpaladar.com/postres/como-hacer-la-mejor-tarta-tatin-de-manzana-receta

Ingredientes para 6/8 personas:

Aproximadamente 1 kg de manzanas reinetas o, en su defecto, Granny Smith.

1 limón.

200 gr azúcar.

180 gr de mantequilla.

1 rollo de masa quebrada o brisa. (También podéis ver como hacerla en el enlace de directo al paladar que os he puesto más arriba).

Preparación:

Para el horneado de la Tarte Tatin he utilizado un molde de cristal de 24 cm de diámetro. Para desmoldarla, otro molde igual pero de 30 cm.

20190210_120308.jpg
Manzanas granny smith.

Para empezar lavamos, pelamos y partimos las manzanas en octavos, quitando por completo el corazón. Dejamos en un bol y rociamos con el zumo del limón y con un sobre de azúcar vainillada (8 gr aproximadamente). Removemos para que se impregnen bien y reservamos.

Precalentamos el horno a 180° C con calor arriba y abajo.

Para preparar el caramelo ponemos mantequilla en una sartén y, una vez que se empiece a fundir, añadimos el azúcar.

Importante: no se puede remover el azúcar con la mantequilla porque se hacen grumos. Hay que dejarlo que se vaya dorando a fuego bajo, el caramelo se hará solo.

20190210_121953.jpg

Cuando esté listo, lo pasamos al molde de cristal, o al que vayamos a utilizar, y colocamos las manzanas bien apretaditas, formando una corona. Hay que ponerlas bien juntas porque luego encogen un poco y no queremos que nos queden huecos.

20190210_123603.jpg

Y ahora lo metemos en la parte central del horno durante 25 minutos.

20190210_131840.jpg

Una vez transcurrido ese tiempo, sacamos y dejamos enfriar un poco, para poder colocar encima nuestra masa quebrada. Subimos la temperatura del horno a 200° C y, una vez esté templado el molde, le ponemos la masa y apretamos bien con cuidado para que se ajuste a las manzanas, doblando la parte que sobresalga, como podéis ver en la foto.

20190210_132031.jpg

Por último horneamos unos 25 minutos hasta que se vea bien doradita.

Este es el aspecto que tiene al terminar de hornearse:

20190210_135240.jpg
Caramelo asomando por el borde. #decadenttoffee

Ahora sólo queda darle la vuelta, y hay que hacerlo en caliente para que la manzana se despegue bien y el caramelo no se quede en el molde. Así que yo, que estaba asustada por derramar el caramelo, ponerlo todo perdido y/o quemarme, decidí coger otro molde que tengo igual pero algo más grande, así pensaba que evitaría las “fugas” y facilitaría la tarea de voltearla. Y me salió bien, menos mal. Ni me quemé, ni lo derramé, ni nada.

20190210_135554.jpg

En este punto, a modo de confesión, he de deciros que no tenía mucha esperanza con esta receta y finalmente me sorprendió. En primer lugar, y a pesar de que me encantan los postres con manzana, esta variedad tan ácida me echaba un poco para atrás, y en segundo lugar es que esta tarta no era más que masa y manzana. Ni un poquito de flan, crema pastelera… no sé, la vi sosa. Cuando mi niña me dijo que esa era la elegida por ella y su compañera para su trabajo de clase, traté de convencerla para buscar otra receta mas atractiva (para mí, claro) pero ella ya estaba segura, era esa receta sí o sí (es que ella también es fan de la manzana y ademas, ya la habían probado en su viaje a Nogaro). Pues a pesar de todos mis esfuerzos por sustituirla por otra, tuve que cambiar la idea que me había hecho de ella en cuanto la probé, bueno, en cuanto la olí. Y es que ese caramelo hecho con mantequilla, junto con el toque de vainilla y el aroma a manzana asada, hacen un conjunto de lo mas apetecible. Si bien la manzana me sigue resultando algo ácida, siempre es posible intentarlo con otra variedad como la golden, aunque sinceramente, dudo mucho que el resultado sea ni siquiera parecido.

Animaros a preparar la Tarta Tatin, este delicioso clásico de la gastronomía francesa. Y si algún día visitáis el Valle de Loira, llevadme con vosotros para que nos acerquemos a ver el Hotel Tatin en Lamotte-Beuvron, que aún sigue abierto.

Lamotte-beuvron_hotel_tatin
Beau et pittoresque, n’est-ce pas?

Cooking Mama. Blog para golosos, recetas para aficionados a la repostería fácil y con ganas de experimentar.

https://paquireina.home.blog/

Anuncios

4 comentarios en “Tarta Tatin fácil y rápida. Deliciosa y hecha en casa.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s