Babka de chocolate o canela.

¿A qué sabe el Babka? Creo que habría que empezar por contar a qué huele. El Babka huele a sueños… de azúcar y canela, de mantequilla, de chocolate…

Y ¿a qué sabe? Este delicioso dulce sabe a mantequilla, porque lo que es azúcar lleva poca. El dulzor se lo aporta el relleno. Es una masa extremadamente tierna y delicada, muy parecida al brioche. Si quieres saber más de este rico dulce judío pincha aquí.

No puede ser que todos los dulces que os pongo en el blog sean los mejores del mundo, lo sé. Lo que sí tengo claro es que a mí me encantan, y es por eso que los comparto.

Babka con canela y almendras.

Descubrí este dulce como siempre, en las redes. Esta vez fue en Instagram donde María Lunarillos dejó una imagen de este pedazo de bollo que se me antojó desde el minuto cero. Es que a mí siempre me ha encantado la bollería (donuts, larguitos, negritos, pepitos o xuxos, ensaimadas, croasanes…) y me pasa que una vez que empiezo, ya no puedo parar de comer. Por eso preparo pocas, porque hace falta mucha fuerza de voluntad para no acabar con el bollo entero. O con la media docena si son individuales 🙂

Babka con relleno de chocolate y almendras.

Este dulce, que en ocasiones se puede hornear en porciones individuales, se prepara tradicionalmente en forma de trenza. Con estas cantidades salen dos trenzas. Son muy fáciles de hacer y no pueden ser más vistosas. Yo he preparado la masa con mi robot Mambo, pero si no tienes un robot de cocina puedes hacerlo con la batidora y los ganchos de amasar o a mano si eres valiente.

Ingredientes para la masa:

  • 530 gr harina de fuerza.
  • 80 gr de azúcar.
  • 120 gr de agua.
  • 3 huevos medianos.
  • 5 gr de levadura de panadero o 15 gr de levadura fresca).
  • 1/4 cucharadita de sal.
  • 150 gr de mantequilla blanda (a temperatura ambiente).

Para el relleno:

  • 110 gr de mantequilla.
  • 100 gr de chocolate postres.
  • 50 gr de cacao en polvo tipo valor.
  • 50 gr de azúcar glas.
  • Un puñado de nueces partidas o de otro fruto seco al gusto (opcional).

Elaboración:

En un bol ponemos todos los ingredientes excepto la mantequilla. Amasamos durante 2 minutos a velocidad 3, haciendo a continuación un reposo de 10 minutos. Repetiremos este proceso hasta que haya reposado 3 veces. Entonces añadimos la mantequilla en tandas mientras amasamos a velocidad 3. Una vez que esté integrada repetimos el amasado esta vez con 8 minutos de reposo y al menos 5 veces hasta que la masa esté fina y elástica. Hacemos una bola y pasamos a un bol engrasado. Tapamos con film hasta que doble su volumen. Resumo para aclararlo:

  • Amasado 2 minutos y reposo 10 min (repetir 3 veces).
  • Añadir mantequilla poco a poco.
  • Amasado 2 min y reposo 8 min (repetir 5 veces).

Mientras fermenta preparamos el relleno (que podemos hacerlo entero de chocolate o dividir los ingredientes a la mitad para hacer el otro Babka con canela). Ponemos la mantequilla en un cuenco y la metemos en el microondas hasta que se derrita y esté caliente. También podemos hacerlo en un cazo a fuego bajo. A continuación ponemos el chocolate para postres troceado con la mantequilla y removemos hasta que éste se derrita y se integre. Añadimos el azúcar y el cacao (o la canela) y mezclamos bien.

Una vez que la masa haya fermentado la pasamos a la encimera, la aplastamos para desgasificarla y la dividimos en dos. El trozo de masa que no vamos a trabajar lo metemos tapado en el frigorífico.

Con las manos vamos aplastando y dando forma rectangular a nuestra masa hasta que alcance unos 28×38 cm. Si vemos que la masa no estira bien debemos dejarla reposar un momento antes de seguir estirándola. A continuación ponemos el relleno y los frutos secos, lo extendemos dejando una tira sin cubrir y enrollamos. Una vez hayamos formado el rollo, lo cortamos por la mitad a lo largo, colocamos la parte cortada hacia arriba y procedemos a trenzar pasando una tira sobre la otra. Forramos con papel de horno un molde tipo plum cake. Con cuidado metemos las manos por debajo de los extremos de la trenza y la colocamos en el molde procurando que quede de un grosor similar a todo el largo.

Tapamos el molde y repetimos el proceso con la otra masa, que yo preparé con canela y almendras.

Tapamos los moldes y esperamos a que doblen su volumen. Entonces las meteremos en el horno precalentado a 190º C durante 30 minutos. Pinchamos para comprobar que están hechas y las sacamos. Aún en caliente podemos pincelarlas con mantequilla para que queden brillantes, yo me olvidé. Dejamos enfriar completamente en una rejilla… !y listo! ¡Ya puedes darte un atracón! Como el que nos dimos mi mami, Karla y yo 🙂

¿Verdad que tienen buena pinta? Nos os dejéis engañar por la imagen. No son nada secos y además son super tiernos y esponjosos.

Venga, encended el horno. Os animo a que preparéis el Babka de chocolate o canela. Vais a disfrutar como enanos amasando y trenzando. Pero si es increíble cuando la masa leva y se pone enorme, más aún lo es su olor y su sabor. Que lo disfrutéis.

¡Ah, por cierto! Se me olvidaba decir que experimenté con el aceite de oliva un día que estaba empeñada en prepararlos y no tenía mantequilla. El resultado fue tan espectacular como con mantequilla. ¡Y qué sabor tan rico el del AOVE!

Cooking Mama. Blog para golosos, recetas para aficionados a la repostería fácil y con ganas de experimentar.

https://paquireina.home.blog/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s